viernes, 23 de enero de 2009


Me gusta que me huelas

Que sientas mi sangre

Y desear de mí.

Ser como dos animales

enaltecidos de hambre.

No decir nada.

Oler tu sangre

Y seguirte por instinto.

Desconocer tu nombre,

tus pisadas, mis palabras.

Saber de mi apetito y el tuyo

Converger en el mismo espacio

Y sobre la necesidad ingenua

de probar tu dorso.

2 comentarios:

Alexito dijo...

Muy bello, extrañaba un mensaje tuyo. Tiempo al tiempo: claro.

Anónimo dijo...

loquisima, con tu estilo, una zona en penumbra y la otra completamente iluminada, el animal viendo a otro lado, el tono verdoso la remata bien.

saludos pistachona cuit cuit
Eliel