martes, 30 de marzo de 2010

Qué, cómo.


Como espigas en el aire
Como el brillo de la tarde a través de negros ojos...
Así es de vez en cuando mi tristeza.

Y no estás para doblar un poco el tiempo,
Atar los diablos a mi almohada
Aventar estos sueños a la coordenada equivocada
del vacío de los recuerdos.

1 comentario:

cristal de uma mulher dijo...

Cuando sonamos vivemos un y buscamos el otro asi no sentimos tanta soledad y dolor..Besitos amiga